sábado, 11 de febrero de 2017

Barrio del Real (II)

Vivienda de los Padres Paúles
Tal vez la casa más modernista, sea la llamada vivienda de los Padres Paúles, en la calle Villalba, 2-4; sobre un solar de 200 metros cuadrados se desarrolla un edificio de dos plantas que presenta una decorativa fachada que se corona con dos espadañas apuntadas. Frisos florales recorren su parte superior a modo de bandas. Lo ornamental aparece en enmarques de vanos, formas estrelladas de simbología oculta, antepechos de ventanas y molduras. Bajo los balcones se desarrollan motivos de reposadas ondulaciones vegetales. En la esquina campea un águila de alas abiertas, como único elemento zoomorfo.

Existen pocos portales que pudiéramos considerar modernistas, debido a la escasez de edificios de varias plantas, ya  que el tiempo posiblemente haya degradado algunos ejemplos, como es el caso de Castilla 30, donde dos molduras de mujeres de medio busto sostienen un dintel, en mal estado de conservación a causa de los blanqueo. En Bilbao, 14-16, aparece totalmente estucado, con bandas florales en rosa, que crean un vistoso espacio.

Otras casas profusamente decoradas son las situadas a la derecha de la calle Mezquita, en Jiménez Iglesias 48-50, que se asientan sobre una manzana de seis solares  y que aparecen todas con la misma decoración, presentando pues un aspecto unitario y fachada de cuatro calles. Se constituye en ejemplo muy interesante y de gran empaque.

Calle Castilla
En Castilla, 11, tenemos un edificio de 3 plantas, caracterizado por una gran balconada clásica de corte historicismo, a base de columnas y cristaleras. Los laterales están decorados con enmarques, unos geometrizantes, otros de trazado más sinuoso. Varios tipos de ménsulas realzan el conjunto que se desarrolla verticalmente, pues el solar de 100 metros cuadrados no da para más, al estar ceñido por otras edificaciones laterales. El portal es de pequeñas proporciones. Formado por dos cuerpos: el primero tiene cerámica vidriada en sus bajos, y el techo con estucos y llorón central del que pendería en su tiempo una lámpara. El acceso al segundo cuerpo se hace mediante un arco floral, que precede a las escaleras de ondulante trazado.

Casas de una planta típicas del barrio
Plenamente integrado en la reacción contra el modernismo aparece el edificio de la calle Vitoria, 18, de tres plantas, sobre solar de 200 metros cuadrados. Representa ya el estilo novecentista de Enrique Nieto, así lo lineal y geométrico constituye el fundamento de su estructura. La decoración a base de desgraciados en los enmarques de tonalidades verdes, y ménsulas de una plástica entre lo volumétrico y lo orgánico, se ha depurado de una serie de elementos modernistas. Su portal es un buen ejemplo de un tipo muy difundido de estos en Melilla que responde a una estética Art Deco. El que nos ocupa aparece con estucados finos y relieves en el techo muy lineales, estilo que se expresa también en la puerta de acceso.

Otro paso evolutivo lo representa la tendencia racionalista, que se muestra aquí, de forma relativa, pues lo decorativo nunca abandonará estos edificios, construidos a partir de 1940, en forma de desgraciados geometrizantes de corte novecentista.

Ornamentaciones casi desaparecidas
Espacios salientes y entrantes son sus rasgos distintivos. Tal vez los más representativos sean los de Aragón, 22 y 21, este con decoración estilizada de palmas de tipo egipcio y ladrillo visto de tonalidades ocres, así como otros enclavados en la calle Mar Chica, 19, 25 y 41.

Buen ejemplo de la mixtificación lo teníamos en Andalucía, 32, garaje de planta baja, que representaba una fachada totalmente lisa, con una limpieza ornamental absoluta.

Un sencillo juego de volumen combinaba el espacio de interesante modo. Coronando, una movida balaustrada modernista a base de círculos vegetales profundamente decorados, que hacía de este edificio una extraña y confusa solución entre lo lineal y lo ondulante. Hoy día, como en otros muchos casos, la balaustrada se tiró, y no es posible apreciar su verdadera dimensión.

Ornamentaciones
Junto a estos edificios, con unas características singulares o destacables, existe un elevado número de ellos con elementos ornamentales y decorativos que adquieren su verdadera significación precisamente por dotar a todo el barrio de una importa particular, de un lenguaje que podemos observar por un lado o por otro. El número total de casas con estas características es de 147, lo que constituye alrededor de un 18% del total edificado.

Dentro de estos elementos ornamentales señalaremos como muy características los antepechos de ventanas, las representaciones antropomorfas y los enmarques de vanos. Del primero existen unos cinco tipos básicos, todos ellos expresan la ondulación de la hoja como fundamento de su estructura. Se apoya también en el calado para resaltar en volumen estas líneas curvas, hojas que se disponen en círculos, exponentes del "coup de fouet" modernista. Aparece en pocas casas, pero su número debió de ser muy superior.

Los elementos zoomorfos no destacan por su número, que es muy escaso. En casi todos los ejemplos, se muestran leones, excepto el del águila citado; estos se desarrollan en las cornisas, con rostro de pequeño tamaño y actitud fiera, sus rasgos son toscos, como el ejemplo de Aragón, 13. Otros, más serenos y de mayor tamaño, también en relieve de cuya boca salen guirnaldas de flores y hojas (rosas y margaritas), en Mallorca, 3 o en Jiménez Iglesias, 40-42.

Fachada de las más antiguas del barrio
A medio camino de lo vegetal y lo humano se encuentra el mascarón que representa la cara de un genio, en los soportes de balaustrada de Jiménez Iglesias, 40-42. Hay que citar como muy interesante, en otro terreno, la cornucopia con fecha 1910, estos podría demostrar una muy temprana formación y trabajo de las escuelas de yeseros en este barrio, en el mismo año que empieza a construirse. Es el único elemento decorativo que queda de esta casa, y amenaza con caerse siendo muy deseable su recuperación, pues podría ser la moldura más antigua de todo el Real.

Pasemos finalmente a ver los enmarques que se sitúan en los vanos de puertas y ventanas. La clasificación sólo intenta ser un modo más o menos correcto de acercamiento a la riqueza decorativa, que en su raíz es incatalogable, para desmenuzarla en sus últimos elementos. de esta forma puede estudiarse como se van conformando los conjuntos, artesanalmente, combinando hasta la saciedad múltiples molduras en diversas fachadas. Estos enmarques pueden ser los elementos más característicos de cientos de fachadas en la ciudad, tal vez no los más importantes, ni destacados u originales, pero sí los más extendidos y donde se puede seguir fielmente una evolución estética a la vez que configuran toda una serie de edificios.

Enmarques vegetales
Existe un total de 639 enmarques que obedecen a 38 tipos diferentes. En estos distinguimos tres corrientes: una antropomorfa, otra de tipo geometrizantes, y una tercera donde las ondulaciones vegetales irrumpen con fuerza. En cuanto al elemento humano sólo hay tres tipos, que aparecen en siete casas con un total de 32 enmarques. Dentro de los geométricos tenemos once tipos con tres variaciones, hay un total de 206 enmarques en 39 casas. En aquellos que las ondulaciones vegetales son el elemento caracterizador es donde el modernismo se muestra en su mayor pureza. Presenta un total de 16 tipos con cinco variantes. El número de enmarques es de 386 en 54 casas.

Mercado del Real
Estos elementos por regla general no se reducen como puede suponerse a un solo barrio, o edificio (aunque existan algunos que sólo han sido utilizados en una ocasión) sino que forman parte de un lenguaje común a toda la ciudad, que a su vez es consecuencia de la creatividad del arquitecto Enrique Nieto.

Cine Español














Vemos así, como el barrio del Real se inserta en la ciudad modernista de Melilla, no por los edificios singulares, sino por la abundancia decorativa de sus fachadas, que en la mayoría de los casos es lo único que hoy nos queda de un movimiento cultural de amplio espectro que se extendía a diferentes artes y aspectos de la vida cotidiana.

Iglesia San Agustín
Por último señalaremos que ninguno de los grandes edificios públicos del Real están construidos, sorprendentemente, en estilo modernista, hecho que se repite en toda la ciudad. La iglesia de San Agustín, es de tipo funcional bastante simple. De los cinematógrafos, el Real Cinema carece de cualquier interés artístico. El cine Español es el único que posee una fachada decorada con varias molduras de tipo vegetal, siendo sus proporciones pequeñas. El matadero público no tiene especial interés decorativo, y el Mercado del Real, presenta un ecléctico estilo entre el funcionalismo y un original revivan historicismo, siendo una edificación de gran envergadura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quizás te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...