sábado, 10 de septiembre de 2016

Duquesa de la Victoria nº 10

Duquesa de la Victoria nº 10
Edificio situado entre medianeras, en la amplia calle Duquesa de la Victoria nº10. Por su situación, se encuentra cerca del Parque Hernández, uno de los centro neurálgicos de la ciudad, siendo la continuación de la calle Avenida de la Democracia. Por el otro lado, la calle finaliza con el encuentro con el Río Oro, dónde se sitúa el Puente del Tesorillo.

Según el libro “Historia de Melilla a través de sus calles y barrios”, escrito por la Asociación de Estudios Melillenses, la Avenida de la Duquesa Victoria toma su nombre definitivamente en 1991 aunque anteriormente ya había contado con esa denominación. Lo obtiene en honor de Doña Carmen Angloti y Mesa (1876), directora en los años veinte del hospital de la Cruz Roja de Melilla y personaje reconocido por su dedicación humanitaria a los heridos y las víctimas de la Campaña de Marruecos de 1922. El antiguo hospital asoma su fachada a esta vía.

Observando los rasgos característicos del edificio como su clara simetría y dado que no sabemos con exactitud de que año data y quienes fueron sus autores, suponemos que el edificio sigue la línea de otras obras del autor Emilio Alzugaray. Se sabe que este ingeniero realizó cientos de edificios en la Melilla de la época. Viendo la geometría de su fachada es posible que en el estado original hubiera un edificio de planta baja y posteriormente una reforma lo ampliara hasta el estado actual: un edificio de planta baja y tres plantas piso, destinado todo ello a uso residencial, en línea con muchos otros edificios de la ciudad.

Durante la remodelación
Este edificio, en comparación con la mayoría de los que hay en la ciudad, se mantiene con todos los elementos originales, conservando la totalidad de las balaustradas y los huecos.

La composición ornamental de este edificio se divide en dos zonas claramente diferenciadas: la planta baja y las plantas superiores.

La planta baja carece de decoración en los huecos. En las ventanas destacar una moldura central en el dintel con elementos florales, semejante a hojas de acanto. Siguiendo la tónica de los otros huecos la puerta tiene una moldura central, a diferencia del resto con un rostro femenino guarnecida con elementos florales.

A partir de este nivel empieza la gran decoración del edificio, con dos tipos diferenciados, uno central con un mirador, y otros laterales con huecos de ventana. En la planta primera y segunda encontramos un balcón de balaustre continuo que empalma con el mirador, que se sustenta mediante cuatro mensuras de diferente tamaño para cada una de las plantas, mientras que el mirador central es sustentado por dos grandes mensuras. Las balaustradas están formadas por pilastras y balaustras de temática floral. El mirador de fábrica guarnecido con molduras forma guirnaldas en la parte superior y tres pilastras que reposan en el antepecho de la ventana del mirador, éste opaco con pilastras similares al de las barandillas y en los vanos centrales con molduras circulares. En la planta tercera encontramos, a diferencia del resto del edificio, tres balcones independientes con barandillas de forja, con el central de mayor longitud a los laterales, adaptándose a la anchura del mirador.

Detalle de las ventanas
Las ventanas del edificio mantienen el mismo patrón, jambas de poco relieve y dintel de cornisa siguiendo la funcionalidad de un guardapolvo, rematando su parte central una moldura en forma de concha.

A nivel del último forjado, se aprecia en fachada una cornisa con diferentes cenefas, la inferior floral y otra superior lineal, cortando la cornisa se encuentran dos pilastras que dividen el coronamiento, que a la vez actúa de barandilla de cubierta, en tres tramos. Finalmente remarcar que al igual que estas pequeñas pilastras superiores, el edificio queda enmarcado por dos pilastras laterales, del mismo tipo que llegan hasta a nivel de pavimento de calle.

Actualmente el edificio se encuentra en fase de reformas, habiéndose restaurado por completo la fachada de las plantas superiores y pendiente de acabar el estuco de planta baja. Tras las reformas del mismo se ha realizado un nuevo sistema estructural del último forjado, formado por viguetas metálicas.

Planta baja
En la planta baja, durante su reforma, se ha podido observar que la estructura portante del edificio era de fabrica de mampostería con recercados de huecos de fachada con ladrillo macizo.

Por último centrándonos en la Planta Baja y sus huecos, están protegidos por unas rejas de acero con geometría muy rectilínea, cosa que nos hace pensar que fue una aportación posterior a su estado original, seguramente para adquirir más seguridad.

Detalle de la puerta principal
La puerta principal conserva su carpintería original, con trabajos de ebanistería rectilíneos. Tanto la carpintería de las balconeras, como sus correspondientes particiones y las hojas batientes de los miradores, se conservan en bastante buen estado, manteniendo el color blanco y la geometría de sus cristaleras translucidas.


Edificio tras la remodelación

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quizás te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...