domingo, 27 de septiembre de 2015

Fauna en Melilla


Camaleón melillense
Consecuencia directa del diagnóstico de la vegetación, es el estado de la fauna salvaje. Dependiente de la vegetación, sufre las vicisitudes propias de ésta. Sin embargo, y en contra de toda lógica, la fauna salvaje sigue sobreviviendo a pesar de todo. Unas cincuenta especies de invertebrados terrestres endémicos de nuestro territorio, caracoles e insectos básicamente, lucha por sobrevivir a pesar de todo. La increíble cría del chacal en los terrenos del aeropuerto de Melilla, en la década de los 90, o las poblaciones de perdices morunas y liebres que corrían en el verano de 2001 por las mismas pistas del aeropuerto al atardecer, son un ejemplo de la tozudez animal, negándose al abandono de sus hábitats tradicionales hoy ocupados por nuestra especie. Llama la atención la presencia de reptiles que no están representados en ningún otro lugar del territorio nacional. El caso del camaleón y de la tortuga merecen mención aparte. Especies en peligro de extinción en el contexto español, una encuentra entre escolares de Melilla puso de manifiesto que casi el 50% de los hogares melillenses tenían o habían tenido tortugas en cautividad. Un hecho sorprendente relacionado con la tradición local de tener tortugas lo constituye la aparición en un solar frente al CEIP Constitución, hoy urbanizado, de los restos completos de una mujer en postura fetal con restos de cerámica y una tortuga a su lado. El hallazgo fue estudiado por el arqueólogo de zona del Ministerio de Cultura. Avisados de este hecho, pudimos comprobar que se trataba de la típica "tortuga mora" o Testudo greca, por lo que podemos afirmar que esta especie convive con los melillenses desde hace milenios.

Halcones y lechuzas en el Mercado Medieval
Halcones peregrinos, cernícalos y ratoneros durante el día y lechuzas, mochuelos y cárabos de noche, constituyen nuestro elenco de depredadores. La gran diversidad de aves, con más de cien especies citadas, se justifica por la existencia de vías migratorias que atraviesan el cabo Tres Forcas en dirección norte-sur, entre Europa y África, y este-oeste en el caso de aves marinas que entran y salen regularmente del Mediterráneo.

Tortuga mora
Nos limitaremos a tratar los ecosistemas terrestres por razones no sólo de espacio sino también de disponibilidad de datos históricos. Pero ello no debe entenderse por la falta de interés del medio marino de nuestras aguas. Entre los vertebrados marinos españoles en peligro de extinción, contamos con la presencia en nuestras aguas de la tortuga boba, la tortuga laúd y el delfín mula. Los avarientos de cetáceos son frecuentes, especialmente de calderos en la misma playa de los Cárabos. Los fondos comprendidos al norte de la punta de Rostrogordo contienen además especies de invertebrados del coralígezno mediterráneo de gran interés, y en las orillas rocosas aparecen especies de lapas que han desaparecido de la mayor parte de las costas españolas.

La biodiversidad melillense y la disponibilidad de hábitats para su vida es fruto de un conjunto múltiple de factores. Para comprender la situación actual debemos conocer el pasado, tanto geológico como biológico. El objetivo de este trabajo no es más que una primera aproximación formada a partir de un conjunto variado de datos de orígenes distintos sobre los procesos y fenómenos que han determinado la situación actual, considerando tanto la influencia de los factores naturales como los humanos. (Ver la entrada Ballena en Aguadú)

1 comentario:

  1. Me gustó mucho el articulo! Melilla es más que vallas! quí 6 motivos porque viajar a Melilla!
    http://goo.gl/G0sl5S

    ResponderEliminar

Quizás te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...